¡Gracias por suscribirte!

Déjame agarrarme de ti

Déjame agarrarme de ti,
oh señor, Dios de vida
dame de tu agua viva
para ser feliz.

Cuando me sienta feliz
deja que tu gloria sienta,
y en el día de la tormenta
también déjame agarrarme de ti.

Porque sólo tú, señor,
puedes darme lo que anhelo,
lo que necesito y quiero,
ven, regálame tu amor.

Déjame agarrarme de ti.
Tocar tu manto quiero…
aunque sea sólo el ruedo
pero déjame agarrarme de ti.


Línea Noroeste, 7 de enero del 2006

No hay comentarios.:

Publicar un comentario