Caballo de palo

En un caballo de palo
vengo bajando del cerro
donde tiene el gallinero
mi tío casco pelado.

Pi pi pi, pi pi pi pi,
llama Tío las gallinas;
yo me saco las espinas
que subiendo conseguí.

Pi pi pi, pi pi pi pi.
Vienen blandiendo las alas;
yo procuro capturarlas
mientras pican el maíz.

Casi agarro de un zarpazo
el gallo pinto motón;
la punta de un varejón
se sacude en mi espinazo.

"¡Pa' la casa, desinquieto!
¡Conmigo no vuelve más!"
A la falda de Mamá
corre mi caballo prieto.


Cristino Alberto Gómez
12 de abril de 2010

1 comentario:

  1. excelente poema, me hace recordar mis visitas a casa de mi abuela, bajo ese olor a esperanza con cafe y ese cantar de los gallos reloj mañanero del alba.

    ResponderEliminar

Y es así como se siente...

Y es así como se siente haber sufrido suficiente. Lloran mis brazos y mi frente sigue su ruta descendente. Y es así como se siente hab...