Ir al contenido principal

¿Salami con qué?

Por Cristino Alberto Gómez
Me impactó tanto como supongo que a otros más, por pocos que pudieran ser, en lugar alguno del planeta, el primer titular leído entre los diversos que introducían noticias relativas al tema. Al continuar la lectura confirmé lo súbitamente imaginado: se trataba de otro escándalo sensacionalista. Pensándolo bien, es altamente positivo que la población deje de consumir un producto que perjudica su salud, pero lo sería tanto más si lo hiciera consciente de la mayor implicación que traerá consigo el nuevo cambio de conducta.

Todo surgió con la publicación de algunos resultados de un estudio que determinó la existencia de coliformes fecales en varias muestras de salami tomadas en la República Dominicana. Dado que el ansia de impresionar, como cada vez, limita a la opinión pública promovida por ciertos medios de comunicación la facultad de investigar a fondo la información que se propone divulgar como manera de sustentarla en conocimiento científico, pareció suficiente esfuerzo el de provocar en la población la desagradable sensación que causa el imaginar la suciedad (de cualquier tipo) en aquello que será ingerido. Inmediatamente, lejos de profundizar en el significado de aquellos resultados, la única inquietud evidente fue la de indagar cuáles son las compañías y marcas que elaboran y distribuyen “salami con qué”.  La ansiedad cognoscitiva le ganó la batalla a la “objetividad”, palabra que integra parte de muchos lemas adoptados por medios de información y comunicación.

Los coliformes fecales, dentro de los cuales la especie más conocida es la Escherichia coli, son microorganismos cuyo hábitat natural es el intestino de los vertebrados. Su ingestión tiende a generar enfermedades infecciosas (es aquel punzante dolor de barriga que hace torcer a la persona hacia adelante) y su presencia en los alimentos es indicio de contaminación postproceso térmico, pues son microbios eliminados fácilmente por las altas temperaturas. En el caso de las muestras que se han encontrado contaminadas, tomando en cuenta el riguroso tratamiento térmico que generalmente se aplica como parte de la elaboración del salami, resulta más dable inferir que se tratara de contaminación posterior. Surge, por supuesto, la inquietud sobre el punto donde se tomaron las muestras (si al final del procesamiento en la fábrica, si en el supermercado, si en el colmado, si en manos del consumidor) y con ello el análisis de la potencial fuente de contaminación. Algunos diarios señalan que las muestras fueron tomadas a través de compras aleatorias de los productos y esto sugiere la posibilidad de contaminación en la manipulación posterior a la salida del producto de las fábricas, aunque reduce la posibilidad el tomar en cuenta que se trata de productos aislados con plástico y al asumir que han sido comprados enteros. Aún así, resulta inevitable pensar en el manejo que suele dársele después antes de llegar a los consumidores finales, desde las condiciones en las cuales se refrigera junto a todo tipo de otros alimentos hasta la imagen del salami colgando en un colmado cualquiera, a prueba de apagones. Lo cierto es que se encontraron los microorganismos y la población se alarmó por entender, como le fue vendido, que la contaminación provenía de alguno de los ingredientes, presumiblemente un involuntario ingrediente cuyo nombre no precisamos recordar.

Si el hallazgo hubiera ocurrido en otro tipo de producto más comúnmente elaborado en el ámbito casa, probablemente no causaba el mismo impacto. Citemos, por introducir un sencillo ejemplo, el queso fresco. Es un producto que cualquier familia en cualquier lugar del país lo ha elaborado o ha comprado el producto artesanal de una familia vecina, en el mercado o en la calle. En este tipo de queso es evidente la presencia de coliformes fecales, que al respirar forman una pequeña burbuja y son esos miles de hoyuelos en el queso que asemejan puntazos de alfiler. La gente lo consume sin cuidado, sea crudo o frito, lejos de imaginar que, si usáramos la misma lógica del salami, estaría seguramente comiendo “queso con qué”.

Tomando en cuenta que en la República Dominicana el salami (salvo las debidas excepciones) se consume mayormente frito (o también en locrio), así como la susceptibilidad de los coliformes fecales a las altas temperaturas, probablemente el riesgo de enfermedades infecciosas por esta vía es insignificante si se compara con los riesgos mayores directamente relacionados con sus ingredientes generalmente aceptados.

El verdadero problema del salami
Me sorprende que tanta gente de diversos sectores, como respuesta al escándalo creado, haya hecho el llamado a consumir salami “con toda confianza”, considerando un error la publicación de los resultados del estudio referido. Yo la visualizaría más como una oportunidad para que conozcamos mejor el salami como punto de partida en virtud de reducir su consumo al mínimo hasta lograr su exclusión de nuestra dieta.

El salami es producido con base cárnica (originalmente de cerdo y últimamente combinada con res) y se le añaden ciertos aditivos para su conservación. La carne en estado natural es un producto altamente perecedero que además, al igual que otros productos ricos en proteínas, si se mantiene en ambientes anaeróbicos tiende a convertirse en el hábitat ideal para cierto tipos de microorganismos dentro de los cuales se encuentra la bacteria Clostridium botulinum, la cual genera una sustancia llamada botulina. Considerada por muchos autores como la sustancia más tóxica del mundo, la botulina puede provocar la muerte de la persona que ingiera alimentos contaminados por pequeña que sea la cantidad (botulismo). Se dice que un gramo de esta sustancia podría envenenar a más de un millón de personas.
Para evitar que la bacteria se desarrolle en el producto se utilizan varios aditivos en la fase del procesamiento conocida como curado, uno de los cuales es el llamado nitrito de sodio, sustancia que, además de fijar el color, tiene efecto bacteriostático. Generalmente las empresas que elaboran embutidos, para asegurar que en su producto no se desarrolle la Clostridium botulinum y con ello evitarse el problema que aquello generaría, agregan el conservante en mayor cantidad de la recomendada. El mismo estudio que encontró un 15% de muestras con coliformes fecales, registró también un 51% con exceso de nitrito de sodio (mayor a 200 ppm).

Lo que se oculta (o al menos pasa desapercibido) detrás del escándalo del “salami con qué” es la toxicidad del nitrito de sodio (NANO2) y el nitrito de potasio (KNO2), ambos utilizados en la elaboración del salami, cuyo efecto en la producción de nitrosaminas ha sido repetidamente comprobado desde la década de 1970. Analizado con el diamante de materiales peligrosos (NFPA 704), el nitrito de sodio es considerado muy peligroso (3 en una escala de 0 a 4) por los riesgos a la salud, en cuanto a reactividad se considera inestable en caso de calentamiento (1 en la escala de 0 a 4) y otro riesgo específico es como oxidante (OX). Por su parte, el nitrito de potasio es catalogado como peligroso a la salud (2 en la escala de 0 a 4) e inestable en caso de cambio químico violento (2 en la escala de 0 a 4). Nitritos y nitratos de sodio y potasio forman parte de la sal de cura utilizadas durante el procesamiento de las carnes para embutidos.

Normalmente las nitrosaminas se producen al momento del tratamiento térmico del salami. En altas cantidades, los nitritos de sodio y potasio pueden reaccionar con la hemoglobina. En el caso de niños pequeños, que tienen hemoglobina distinta a la de los adultos, el riesgo es mayor, por lo que no se permite usar nitrito de sodio en alimentos para niños menores de seis meses ni de potasio para menores de un año.

Además del curado, el salami pasa por el proceso de ahumado, que sirve a la vez para saborizar el producto y como tratamiento térmico. Tiene dos fases, una en frío (hasta 30°C) y otra en caliente (entre 60 y 75°C). No se ahuma directamente en caliente para evitar que se forme en el exterior una costra aislante por el cambio brusco de temperatura, y de ese modo lograr un ahumado más homogéneo. El ahumado, originalmente con maderas que contienen poca resina, usualmente se sustituye con la aplicación de humo líquido y el calentamiento. Con el humo líquido se trata de reducir la cantidad de benzopireno, un hidrocarburo cancerígeno que se produce durante la combustión a temperaturas superiores a 300°C. Sin embargo, no está comprobada la inocuidad del humo líquido en los alimentos.

Existen diversos tipos de preparaciones del salami, cada una de las cuales con ingredientes diferentes (entre ellos diversos conservantes adicionales a los mencionados en las precedentes líneas). Entre los variados productos que se encuentran disponibles en el mercado, los siguientes son sólo dos ejemplos de ingredientes usados en salami:

A)
Ingredientes:
Carne de cerdo
Corazones de cerdo
Carne de res
Agua
Sirope de maíz
Sólidos
Proteína de soya
Concentrado
Sal
Especias y saborizantes
Proteína de soya hidrolizada
Fosfato de sodio
Sabor a humo
Eritorbato de sodio
Dióxido de silicio
Nitrito de sodio
B)
Ingredientes:
Carne de res
Carne de cerdo
Corazones de cerdo
Sal
Dextrosa
Citrato de sodio
Especias
Proteína vegetal hidrolizada
Eritorbato de sodio
Ajo en polvo
Ácido láctico
Nitrito de sodio

Podríamos investigar con fino grado de detalle cada uno de los ingredientes de estos y otros productos embutidos, pero un análisis tan profundo excede la finalidad de estas líneas, que se resume en convocar al público general, en especial a mis conciudadanos hoy alarmados por el tema del “salami con qué” hacia un mayor cuidado en los productos que consume, referido no solamente al salami en su diversidad y con su repertorio de ingredientes nocivos, sino también a la información que cruda puede ser tan nociva como ahumada cada vez que toca su sensible paladar.


Entradas más populares de este blog

Contaminación Ambiental

I.Calidad ambiental y contaminación Se conoce como calidad ambiental el estado de un ecosistema, a escala local, regional o global, en el cual la generación de desechos y el aprovechamiento de recursos no superan la capacidad natural de reciclarlos y regenerarlos, respectivamente. Un ecosistema en estas condiciones se considera en equilibrio y puede sostenerse a través de los años. Cuando el aprovechamiento de los recursos supera la capacidad natural de regeneración se produce un desbalance que puede resultar en su agotamiento. Podemos entender esta dinámica si imaginamos una cubeta a la cual se le agrega agua por una parte y por otra se le extrae. Si por cada vez se le agregan dos litros y se le extrae uno, llegará un momento cuando se produzca un excedente y la cubeta rebose. Sin embargo, si en vez de esto se le agrega un litro y se extraen dos cada vez, llegará un momento  cuando la cubeta quede vacía y no pueda volver a llenarse. La Contaminación Ambiental - Cristino Alberto Gómez…

Yo te amo desde aquí

Si el timón de aqueste tiempo
no me quiere junto a ti,
te murmuraré en silencio:
yo te amo desde aquí.

No querré tocar tu pelo
—¡y mirarte ni decir!—
ante el aire envuelto en celos.
Yo te amo desde aquí.

Si es rencor lo que motiva
la mirada que te di,
como el beso ya prohibida,
yo te amo desde aquí.

Ya soñé que te abrazaba
y mis brazos ya perdí.
Si era rudo si adoraba,
yo te amo desde aquí.

Si es pesado que tu mano
yo tomara cuando a mí
te lanzabas y era humano,
yo te amo desde aquí.

Que imagine tu calor
—¿quién sabía que era así?—
me hace reo de tu amor.
Yo te amo desde aquí.

Si hasta el verso es condenable
y las notas que escribí
bastan para ser culpable,
yo te amo desde aquí.

No me pidas que me acerque
ni siquiera a sonreír.
Si será pecado verte,
yo te amo desde aquí.

Cristino Alberto Gómez
29 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto

A mi pesar

Yo te amo al gran pesar
de saber que no sabrás
y en mi pecho habitarás
silenciosa, a mi pesar.

Yo te amo sin dudar
que jamás te contaré
las mañanas que soñé
con tu risa al despertar.

Yo te amo a reventar
cuando sé que estás aquí
cuanto más allá y así
te persigo, a mi pesar.

Cristino Alberto Gómez
15 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto

Vacías las alforjas

Quiero
cambiar por voluntad las esperanzas,
dejar para el final las remembranzas,
trillar con el rocío mi sendero.

Sueño
llegar al manantial con mis andanzas,
hablarte de un lugar mientras avanzas,
surgir de la tristeza, allí el empeño.

Llevo
vacías las alforjas; no me asusta
el arduo caminar. La marcha justa
conduce al corazón del mundo nuevo.

Cristino Alberto Gómez
12 de agosto de 2013
@CristinoAlberto

Mi triste guarida

Aunque no me perdones la vida,
cual tormenta que ignora moradas
y con ella mi triste guarida
que al andar calará con sus riadas;

Aunque digas que no lo merezco,
aunque quieras pensar que resisto...
aunque olvides el ay que padezco
si es que acaso imaginas que existo;

Porque supe vivir como vivo,
porque sé de tus ojos el brillo
cuando entregas el ramo de olivo
o si cierras por dentro el pestillo;

Porque habita una flor en tu pecho,
porque miles serán tus razones...
desde el suelo que encarna mi lecho,
te perdono que no me perdones.

Cristino Alberto Gómez
13 de agosto de 2017
@CristinoAlberto

Revisión de literatura en 3 partes

Existen diversos enfoques y acercamientos para abordar el Capítulo II de un trabajo de investigación para la universidad. En el presente texto tomo como punto de partida el formato para la elaboración de anteproyectos del centro de estudios donde enseño, a fin de facilitar su comprensión tanto para estudiantes de esta institución como para aquellos de otras universidades e investigadores en general. 
Abordaremos la revisión de literatura en tres partes que permitirán comprender el tema, sus fundamentos teóricos y conceptuales, las circunstancias en las cuales ocurre el problema y los esfuerzos previos para solucionarlo. Estas son: marco contextual, antecedentes y marco conceptual.
Marco contextual El marco contextual tiene como finalidad principal delimitar el tema en cuanto a las circunstancias de tiempo y espacio. Es decir, en esta sección se espera una descripción del lugar donde ocurre el problema, el entorno biofísico y socioeconómico, según aplique, así como el estado de desarro…

El estudio de mercado de un proyecto

Cuando decidimos evaluar la factibilidad de emprender un proyecto, hemos de verificar que el mismo responda a una verdadera necesidad de la sociedad. Un proyecto de cualquier tipo procura mantener o cambiar una realidad en la gente o en su entorno. Los productos finales de ese esfuerzo ordenado al cual llamamos proyecto se convierten en satisfactores de necesidades. El estudio de mercado de un proyecto https://t.co/AK4Q8bCCb5 — Cristino Gómez (@CristinoAlberto) February 6, 2017 En el marco de la evaluación de proyectos empresariales, el estudio de mercado pretende analizar y determinar la aceptación potencial del bien o servicio que será generado. Esto implica conocer la oferta actual y el nivel de competencia entre los actuales participantes del mercado, la disposición declarada y registrada de los consumidores a adquirir el producto, el comportamiento de los precios y la reacción de los consumidores a sus variaciones, así como los canales y estrategias de comercialización existente…

Muy confiado

En la acera de enfrente, estoy listo para entrar a casa al regreso de una extensa jornada. Tres hombres conversan y uno de ellos lleva una bebé sobre su hombro. Una vez nos presentamos como vecinos, me comenta: "Anoche me quedé mirándolo desde mi casa. Usted es muy confiado; llega y de una vez se baja del vehículo". "Y... ¿es tan peligroso?", pregunto titubeante. El vecino dirige su índice hacia la esquina del estacionamiento, junto a un poste de luz que soporta un tanque azul. "Ahí mismo me pegaron un tiro". Me encuentro sin palabras. Él continúa, ahora acercándose y cambiando la bebé al otro hombro para mostrarme la sien izquierda. "Me entró por ahí, y mire por dónde me salió. Yo estuve interno por 10 días". "Gracias a Dios que quedó vivo", comento, sopesando el valor de mis palabras ante el silencio. "Yo perdí ese oído". Lo miro, confundido entre el coraje, el pesar y la indignación. Nos reiteramos los nombres y agrega a …

Yo no supe nacer

Regresar o caer,
ya no sé qué elegir;
reparar o perder,
remediar o morir.

Ya no sé del ayer;
ya no puedo decir
si estará la mujer,
si sabrá, si admitir

que jugué a renacer
anhelando surgir,
meristemo de un ser...
... ¡sensación de partir!

Contemplar sin creer
o palmar sin salir...
Yo no supe nacer;
¡qué sabré de vivir!

Cristino Alberto Gómez
10 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto