Ir al contenido principal

Comentarios de un principiante para estudiantes de Literatura

Cristino Alberto Gómez/11 de febrero de 2013

En el momento cuando escribo estas breves líneas, algunos estudiantes están pensando, dormidos o despiertos junto al primer indicio matinal mientras los gallos cantan, en el final de la narración que vienen creando, el nuevo poema que escribirán este día, la información que les faltó poner en su ensayo o sencillamente cómo iniciar la obra si ya se encontraron con la famosa página en blanco al tratar de escribir su libro para la clase de Literatura.  Habiendo vivido esta emocionante experiencia, y siendo aún principiante 10 años más tarde, he querido escribir de mi propia reflexión algunos comentarios (necesitaría más experiencia para hablar de consejos) que espero les sirvan de orientación.  ¡Cuánto mejor si también resultan interesantes para otros escritores nacientes!
  
1. Tú no inventaste el idioma.  Emociónate, si quieres, mientras escribes pero no olvides que estás redactando un texto para que alguien más lo lea.  Existen códigos lingüísticos que facilitan la comunicación, permitiendo que la persona lectora interprete lo más cabalmente posible aquello que intentas transmitir en tu rol de escritor o escritora.  Esos códigos se llaman idiomas.  Si pretendes escribir el libro en castellano, debes tener cierto dominio del castellano.  No vayas sin herramientas a realizar este trabajo con el cual revelarás quién eres, qué sabes y cómo piensas.  Asegúrate de utilizar las palabras apropiadas para manifestar cualquier idea, así como de escribirlas correctamente.  No es lo mismo "haya" que "allá", ni "ahí" que "hay".  Recuerda también las reglas gramaticales; por ejemplo, la concordancia de género y número: si dijiste "las", debes decir "mañanas", no "mañana"; "claras", no "claros".  No te obsesiones con las comas; existen otros signos de puntuación para usos diferentes.  No escribas corrido como si retado a incluir el mayor número de palabras en una sola oración.

2. Tú no eres el primer escritor.  A menos que seas una iluminada o un mítico, no puedes escribir un libro de calidad sin previamente haber leído libros de calidad.  Escritores como Honoré de Balzac, Arthur Rimbaud, Francisco de Quevedo, Pablo Neruda, Hermann Hesse, Máximo Gorki, Julio Cortázar, Laura Esquivel, León Tolstoi, Fiodor Dostoievski, Horacio Quiroga, Juan Bosch, Gabriel García Márquez, Isabel Allende, Ernest Hemingway, John Steinbeck, Jared Diamond, José Saramago, Eduardo Galeano, Jorge Luis Borges, Pedro Mir, Javier Moro, Guy de Maupassant, Jules Verne, Paulo Coehlo y otros no han escrito a la ligera.  Lee, relee y luego lee.  Entonces inspírate y escribe bien tu libro, sea este de narrativa, de versos, dramática, de historia u opinión.

3. No te limites por el número de páginas.  Sé que puedes estar escribiendo un texto sin más motivo que el de completar un trabajo en la clase de Literatura, pero es posible también que estés aprovechando esta oportunidad para darle curso al sueño de escribir aquel libro para cuya producción no habías encontrado las circunstancias ideales, o bien para desarrollar el talento que tenías aún por descubrir.  Si tu caso es el primero, poco sentido tiene que hagas un esfuerzo adicional; sencillamente escribe lo que quieras y termina pronto ese trabajo que te inquieta.  Pero si escribir te motiva y quieres hacerlo con calidad, entonces olvídate de la mínima extensión del libro como trabajo para una asignatura.  Un buen libro, sea este de poesía, haikus o micro-relatos puede ser mucho menor de cien páginas y eso no implica que sea de poca calidad.  Del contrario, recuerda en cuáles envases vienen los buenos perfumes.  Más aún, ¿ya leíste "Veinte poemas de amor y una canción desesperada", de Pablo Neruda?  Pero no solamente a lo breve quiero referirme.  ¿Acaso no te ha pasado que empiezas escribiendo una idea y llegas a diez páginas sin percibir el tiempo transcurrido mientras agotas tinta y papel?  Olvídate de los límites y sigue escribiendo tu novela hasta completar la historia que tú, magno creador de sus personajes, paisajes y episodios, sientas haberla completado en contenido y relevancia.  Agrégale capítulos si es necesario, aún después de haberla impreso. 

4. El primer borrador no es perfecto ni sagrado.  El buen escritor lee mucho, luego escribe y revisa lo que escribe.  No te afanes por publicar ni te presiones; yo que también soy principiante he tenido igualmente la sensación de haber creado una obra perfecta, para eso los rayones antes de completar cada verso u oración, mas sólo hasta el momento de leerla corrector en mano.  Escribe y revisa, luego concéntrate en algo diferente y al rato, o al siguiente día, revisa nuevamente.  Si estás escribiendo directamente en la computadora, imprime y revisa la calidad de lo que has escrito.  Si tienes una persona de confianza que además sea positiva y domine bien el idioma, pídele que lea tu texto, te diga su interpretación y luego qué aspectos considera que puedes mejorar.  Sus palabras tampoco son divinas; escucha, considera sus observaciones y analiza si las transformaciones propuestas permiten mantener la originalidad de la historia, que es tan sólo tuya como lo será de tus afortunados lectores.

5. Los escritores famosos y los clásicos iniciaron como principiantes.  No te avergüences de tus primeras producciones y borradores.  Si te apasiona la literatura (y esta es una gran oportunidad para descubrirlo) escribe, lee y sigue escribiendo.  No dudo que en unos años, sí, te reirás de algunos escritos tuyos de hoy pero te aseguro que no fuiste el único ni la única.  De mi colección "Amores blancos", la mejor selección que pude hacer al momento de presentar un libro a la clase de Literatura, ningún poema forma parte de "Ha vuelto el agua" (2010), mi primer libro publicado.  Esto lo dice un principiante, pero debes saber completamente que los escritores consagrados, incluyendo aquellos que sin pensarlo han sabido sobrevivir generaciones y siglos convertidos en clásicos, indudablemente iniciaron como principiantes.  La práctica hace al maestro y el pie del dueño abona la tierra.  Sigue caminando por estos valles y montañas con adorno de rocío, los amaneceres que dan la bienvenida a lo mejor de tus creaciones y las noches diversas alumbradas por tus personajes y emociones.

Entradas más populares de este blog

Contaminación Ambiental

I.Calidad ambiental y contaminación Se conoce como calidad ambiental el estado de un ecosistema, a escala local, regional o global, en el cual la generación de desechos y el aprovechamiento de recursos no superan la capacidad natural de reciclarlos y regenerarlos, respectivamente. Un ecosistema en estas condiciones se considera en equilibrio y puede sostenerse a través de los años. Cuando el aprovechamiento de los recursos supera la capacidad natural de regeneración se produce un desbalance que puede resultar en su agotamiento. Podemos entender esta dinámica si imaginamos una cubeta a la cual se le agrega agua por una parte y por otra se le extrae. Si por cada vez se le agregan dos litros y se le extrae uno, llegará un momento cuando se produzca un excedente y la cubeta rebose. Sin embargo, si en vez de esto se le agrega un litro y se extraen dos cada vez, llegará un momento  cuando la cubeta quede vacía y no pueda volver a llenarse. La Contaminación Ambiental - Cristino Alberto Gómez…

El estudio de mercado de un proyecto

Cuando decidimos evaluar la factibilidad de emprender un proyecto, hemos de verificar que el mismo responda a una verdadera necesidad de la sociedad. Un proyecto de cualquier tipo procura mantener o cambiar una realidad en la gente o en su entorno. Los productos finales de ese esfuerzo ordenado al cual llamamos proyecto se convierten en satisfactores de necesidades. El estudio de mercado de un proyecto https://t.co/AK4Q8bCCb5 — Cristino Gómez (@CristinoAlberto) February 6, 2017 En el marco de la evaluación de proyectos empresariales, el estudio de mercado pretende analizar y determinar la aceptación potencial del bien o servicio que será generado. Esto implica conocer la oferta actual y el nivel de competencia entre los actuales participantes del mercado, la disposición declarada y registrada de los consumidores a adquirir el producto, el comportamiento de los precios y la reacción de los consumidores a sus variaciones, así como los canales y estrategias de comercialización existente…

Yo te amo desde aquí

Si el timón de aqueste tiempo
no me quiere junto a ti,
te murmuraré en silencio:
yo te amo desde aquí.

No querré tocar tu pelo
—¡y mirarte ni decir!—
ante el aire envuelto en celos.
Yo te amo desde aquí.

Si es rencor lo que motiva
la mirada que te di,
como el beso ya prohibida,
yo te amo desde aquí.

Ya soñé que te abrazaba
y mis brazos ya perdí.
Si era rudo si adoraba,
yo te amo desde aquí.

Si es pesado que tu mano
yo tomara cuando a mí
te lanzabas y era humano,
yo te amo desde aquí.

Que imagine tu calor
—¿quién sabía que era así?—
me hace reo de tu amor.
Yo te amo desde aquí.

Si hasta el verso es condenable
y las notas que escribí
bastan para ser culpable,
yo te amo desde aquí.

No me pidas que me acerque
ni siquiera a sonreír.
Si será pecado verte,
yo te amo desde aquí.

Cristino Alberto Gómez
29 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto

A mi pesar

Yo te amo al gran pesar
de saber que no sabrás
y en mi pecho habitarás
silenciosa, a mi pesar.

Yo te amo sin dudar
que jamás te contaré
las mañanas que soñé
con tu risa al despertar.

Yo te amo a reventar
cuando sé que estás aquí
cuanto más allá y así
te persigo, a mi pesar.

Cristino Alberto Gómez
15 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto

Vacías las alforjas

Quiero
cambiar por voluntad las esperanzas,
dejar para el final las remembranzas,
trillar con el rocío mi sendero.

Sueño
llegar al manantial con mis andanzas,
hablarte de un lugar mientras avanzas,
surgir de la tristeza, allí el empeño.

Llevo
vacías las alforjas; no me asusta
el arduo caminar. La marcha justa
conduce al corazón del mundo nuevo.

Cristino Alberto Gómez
12 de agosto de 2013
@CristinoAlberto

Mi triste guarida

Aunque no me perdones la vida,
cual tormenta que ignora moradas
y con ella mi triste guarida
que al andar calará con sus riadas;

Aunque digas que no lo merezco,
aunque quieras pensar que resisto...
aunque olvides el ay que padezco
si es que acaso imaginas que existo;

Porque supe vivir como vivo,
porque sé de tus ojos el brillo
cuando entregas el ramo de olivo
o si cierras por dentro el pestillo;

Porque habita una flor en tu pecho,
porque miles serán tus razones...
desde el suelo que encarna mi lecho,
te perdono que no me perdones.

Cristino Alberto Gómez
13 de agosto de 2017
@CristinoAlberto

Revisión de literatura en 3 partes

Existen diversos enfoques y acercamientos para abordar el Capítulo II de un trabajo de investigación para la universidad. En el presente texto tomo como punto de partida el formato para la elaboración de anteproyectos del centro de estudios donde enseño, a fin de facilitar su comprensión tanto para estudiantes de esta institución como para aquellos de otras universidades e investigadores en general. 
Abordaremos la revisión de literatura en tres partes que permitirán comprender el tema, sus fundamentos teóricos y conceptuales, las circunstancias en las cuales ocurre el problema y los esfuerzos previos para solucionarlo. Estas son: marco contextual, antecedentes y marco conceptual.
Marco contextual El marco contextual tiene como finalidad principal delimitar el tema en cuanto a las circunstancias de tiempo y espacio. Es decir, en esta sección se espera una descripción del lugar donde ocurre el problema, el entorno biofísico y socioeconómico, según aplique, así como el estado de desarro…

Muy confiado

En la acera de enfrente, estoy listo para entrar a casa al regreso de una extensa jornada. Tres hombres conversan y uno de ellos lleva una bebé sobre su hombro. Una vez nos presentamos como vecinos, me comenta: "Anoche me quedé mirándolo desde mi casa. Usted es muy confiado; llega y de una vez se baja del vehículo". "Y... ¿es tan peligroso?", pregunto titubeante. El vecino dirige su índice hacia la esquina del estacionamiento, junto a un poste de luz que soporta un tanque azul. "Ahí mismo me pegaron un tiro". Me encuentro sin palabras. Él continúa, ahora acercándose y cambiando la bebé al otro hombro para mostrarme la sien izquierda. "Me entró por ahí, y mire por dónde me salió. Yo estuve interno por 10 días". "Gracias a Dios que quedó vivo", comento, sopesando el valor de mis palabras ante el silencio. "Yo perdí ese oído". Lo miro, confundido entre el coraje, el pesar y la indignación. Nos reiteramos los nombres y agrega a …

Yo no supe nacer

Regresar o caer,
ya no sé qué elegir;
reparar o perder,
remediar o morir.

Ya no sé del ayer;
ya no puedo decir
si estará la mujer,
si sabrá, si admitir

que jugué a renacer
anhelando surgir,
meristemo de un ser...
... ¡sensación de partir!

Contemplar sin creer
o palmar sin salir...
Yo no supe nacer;
¡qué sabré de vivir!

Cristino Alberto Gómez
10 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto