Ir al contenido principal

La mañana esquiva

El recuerdo de la intensa lluvia que acompañó la noche anterior hacía presencia a través de una ligera llovizna cuya caricia extendida lograba mojar la ropa cual instante de tormenta. Salí dos minutos antes de lo regular a espera de la guagua que conduce al Instituto. El trayecto desde la casa hasta el lugar donde suelo tomarla estaba mojado y podía ser necesario un poco más para llegar. Entre las pequeñas gotas se colaban algunas capaces de marcar la ropa recordando el final de un extenso verano. El camino resultó más corto por el apuro de la lluvia fría.
A lo lejos se veían tan sólo las bajas luces de los carros. Bajas por su distancia desde el suelo, porque es de todos sabido que los carros de Santo Domingo no saben bajar las luces. Todavía no llegaba la guagua; eso no era de sorprender, pues faltaban algunos minutos para las siete con cincuenta. 
Me acerqué al edificio de un supermercado, justo al lado de la esquina desde donde salgo cada mañana, donde encontré refugio ante la intensidad de la lluvia. La mañana se resistía a mostrar el rostro.
La Avenida Independencia fue cruzada por un hombre que a juzgar por su presencia recién superaba el medio siglo. La pálida oscuridad intentaba arroparlo y lo habría logrado no siendo por la silla de ruedas que aquel accionaba empujando la acera con su pie descalzo.
Al otro lado, allí donde llegaba, una fila de tanques que hacían de zafacones le vieron llegar y marcharse, unos con cara de decepción y otros de tímida satisfacción. Su pie izquierdo, paralelo a la avenida, apenas se enteraba del vía crucis de su compañero bajo el frío matinal.
La ventana de la guagua camino al oeste se hizo pequeña mientras el hombre, ya de vuelta, giraba esta vez con otro rumbo mientras tentaba una talega blanca suspendida junto al espaldar de la silla de ruedas. La ciudad seguía durmiente bajo la cobertura humedecida que le trajo la estación.

Cristino Alberto Gómez
@CristinoAlberto
15 de octubre del 2013

Entradas más populares de este blog

Muy confiado

En la acera de enfrente, estoy listo para entrar a casa al regreso de una extensa jornada. Tres hombres conversan y uno de ellos lleva una bebé sobre su hombro. Una vez nos presentamos como vecinos, me comenta: "Anoche me quedé mirándolo desde mi casa. Usted es muy confiado; llega y de una vez se baja del vehículo". "Y... ¿es tan peligroso?", pregunto titubeante. El vecino dirige su índice hacia la esquina del estacionamiento, junto a un poste de luz que soporta un tanque azul. "Ahí mismo me pegaron un tiro". Me encuentro sin palabras. Él continúa, ahora acercándose y cambiando la bebé al otro hombro para mostrarme la sien izquierda. "Me entró por ahí, y mire por dónde me salió. Yo estuve interno por 10 días". "Gracias a Dios que quedó vivo", comento, sopesando el valor de mis palabras ante el silencio. "Yo perdí ese oído". Lo miro, confundido entre el coraje, el pesar y la indignación. Nos reiteramos los nombres y agrega a …

El estudio de mercado de un proyecto

Cuando decidimos evaluar la factibilidad de emprender un proyecto, hemos de verificar que el mismo responda a una verdadera necesidad de la sociedad. Un proyecto de cualquier tipo procura mantener o cambiar una realidad en la gente o en su entorno. Los productos finales de ese esfuerzo ordenado al cual llamamos proyecto se convierten en satisfactores de necesidades. El estudio de mercado de un proyecto https://t.co/AK4Q8bCCb5 — Cristino Gómez (@CristinoAlberto) February 6, 2017 En el marco de la evaluación de proyectos empresariales, el estudio de mercado pretende analizar y determinar la aceptación potencial del bien o servicio que será generado. Esto implica conocer la oferta actual y el nivel de competencia entre los actuales participantes del mercado, la disposición declarada y registrada de los consumidores a adquirir el producto, el comportamiento de los precios y la reacción de los consumidores a sus variaciones, así como los canales y estrategias de comercialización existente…

Yo no supe nacer

Regresar o caer,
ya no sé qué elegir;
reparar o perder,
remediar o morir.

Ya no sé del ayer;
ya no puedo decir
si estará la mujer,
si sabrá, si admitir

que jugué a renacer
anhelando surgir,
meristemo de un ser...
... ¡sensación de partir!

Contemplar sin creer
o palmar sin salir...
Yo no supe nacer;
¡qué sabré de vivir!

Cristino Alberto Gómez
10 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto

Revisión de literatura en 3 partes

Existen diversos enfoques y acercamientos para abordar el Capítulo II de un trabajo de investigación para la universidad. En el presente texto tomo como punto de partida el formato para la elaboración de anteproyectos del centro de estudios donde enseño, a fin de facilitar su comprensión tanto para estudiantes de esta institución como para aquellos de otras universidades e investigadores en general. 
Abordaremos la revisión de literatura en tres partes que permitirán comprender el tema, sus fundamentos teóricos y conceptuales, las circunstancias en las cuales ocurre el problema y los esfuerzos previos para solucionarlo. Estas son: marco contextual, antecedentes y marco conceptual.
Marco contextual El marco contextual tiene como finalidad principal delimitar el tema en cuanto a las circunstancias de tiempo y espacio. Es decir, en esta sección se espera una descripción del lugar donde ocurre el problema, el entorno biofísico y socioeconómico, según aplique, así como el estado de desarro…

Seguridad Alimentaria e Inocuidad de los Alimentos

Cristino Alberto Gómez*
(Artículo publicado en la Revista Ingenium No. 2, Abril 2013)
Uno de los mayores desafíos para un pueblo en los esfuerzos destinados a mejorar la calidad de vida es la seguridad alimentaria, considerada un elemento central para la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales. El hambre y la desnutrición limitan las posibilidades de salir de la pobreza puesto que reducen la capacidad de las personas para aprender, cuidar de sí mismos y de sus familias y trabajar en la conquista de sus metas de vida.
La seguridad alimentaria se refiere al acceso en todo momento a los alimentos en cantidad suficiente y con la calidad necesaria para suplir las necesidades nutricionales y llevar una vida sana y activa. Esto implica: que existe la cantidad apropiada de los alimentos, que la oferta de los alimentos en su diversidad se mantiene durante el año, que las personas pueden acceder a ellos y que los mismos son de alta calidad y saludables.
Seguridad Alimentaria e Inoc…

Lo que encontré en Capotillo

Preámbulo Eran los últimos días para registrar los correspondientes equipos ante la Junta Electoral de cada municipio cuando acepté la candidatura para dirigir el Distrito Municipal de Capotillo en 2016. Más allá de comunes interpretaciones, al decidirlo no signifiqué abandonar mi carrera profesional sino reiterar que la debo a mi país como gran parte de lo que soy. En poco tiempo se conoció el equipo de trabajo y nuestra propuesta Decidimos Cambiar, producto de años de análisis a partir de la convivencia con nuestras comunidades.
Más abajo presento algunas de las lecciones encontradas durante la experiencia electoral.
¿Por qué en Capotillo? Creo que el desarrollo de los pueblos parte de esfuerzos realizados a nivel local, que creciendo en profundidad y amplitud permiten la incidencia a escalas mayores. Quienes me conocen bien saben también desde hace al menos diez años mi modo de pensar en cuanto a la ruta que deberían seguir las acciones de promoción y edificación del cambio social e…

Un espacio se vacía

¡Oh, la vida, vida mía!
Va distante cuando amarga
la materia que se encarga
de la túrbida energía.

Nada lleva el temporal,
nada tumban los temblores,
nada cuentan los dolores,
nada queda de un jornal.

Nada arrastra la tormenta,
nada portan mis rincones,
nada las habitaciones,
nada el pecho se lamenta.

Pero vida, vida mía,
de las penas y temores
y los bravos desamores
un espacio se vacía.

Cristino Alberto Gómez
18 de abril de 2017

@CristinoAlberto

Mi triste guarida

Aunque no me perdones la vida,
cual tormenta que ignora moradas
y con ella mi triste guarida
que al andar calará con sus riadas;

Aunque digas que no lo merezco,
aunque quieras pensar que resisto...
aunque olvides el ay que padezco
si es que acaso imaginas que existo;

Porque supe vivir como vivo,
porque sé de tus ojos el brillo
cuando entregas el ramo de olivo
o si cierras por dentro el pestillo;

Porque habita una flor en tu pecho,
porque miles serán tus razones...
desde el suelo que encarna mi lecho,
te perdono que no me perdones.

Cristino Alberto Gómez
13 de agosto de 2017
@CristinoAlberto

Vacías las alforjas

Quiero
cambiar por voluntad las esperanzas,
dejar para el final las remembranzas,
trillar con el rocío mi sendero.

Sueño
llegar al manantial con mis andanzas,
hablarte de un lugar mientras avanzas,
surgir de la tristeza, allí el empeño.

Llevo
vacías las alforjas; no me asusta
el arduo caminar. La marcha justa
conduce al corazón del mundo nuevo.

Cristino Alberto Gómez
12 de agosto de 2013
@CristinoAlberto

Déjame nacer

Porque vivo tantas cosas que te quiero agradecer, desde el mero pensamiento hasta el arte de crecer, ¡déjame nacer!
Porque supe del abrazo que quisiera conocer, porque sueño con el cielo y el mentado amanecer, ¡déjame nacer!
Para luego comentarte de las horas que nadé cuando supe que podría ser motivo de tu fe, ¡déjame nacer!
Te prometo que si dejas voy a comportarme bien. Si me mandas a la escuela, ya verás que traigo un cien. ¡Déjame nacer!
Porque yo no sé de miedo ni tampoco de placer, sólo sé que ya te quiero... ¿tú me amas, puede ser? ¡Déjame nacer!
Del espacio solitario donde ya me sé mover, soy el grito que suplica desde el fondo de tu ser: ¡déjame nacer!
Cristino Alberto Gómez 10 de febrero de 2017 @CristinoAlberto