Ir al contenido principal

Un día mundial... ¿a nuestro estilo?

Varios episodios durante el desarrollo de la actividad sobre el Día Mundial de la Alimentación, realizada ayer miércoles 16 de octubre en Merca Santo Domingo, hace comprensible, no por ello justo, el desprecio que nos tienen otros pueblos. Un mejor control de la situación habría evitado que la forma hiciera trizas el fondo del evento.
La actividad, que estaba prevista para iniciar a las 10:00 AM, comenzó una vez finalizada la reverencia a la vicepresidenta, unos 47 minutos más tarde que la hora prevista, como históricamente todo acto oficial, tradición que se esperaba en la actual gestión gubernamental se fuera superando. 
El día anterior, la persona que institucionalmente me había extendido la invitación para participar con estudiantes en la actividad me comentó que había llamado a los organizadores para decirles: "Nosotros no perdemos tiempo con los muchachos. Díganos si es para empezar a las 12, que de ser así nosotros aprovechamos las primeras horas de clase". Del otro lado le respondieron que podíamos llegar a las 9:45 sin miedo ni duda, que la actividad iniciaría puntualmente.
A las 10:45 de la mañana llegó finalmente la conferenciante principal, quien fue recibida con aplausos y de pie, con mucha reverencia, celebrando la delicadeza de poner en espera a alrededor de dos mil personas que habían llegado puntualmente de acuerdo con la hora acordada. Si no se toma en cuenta que gran parte de esas personas había llegado antes de las diez en punto, se estimar que dos mil personas permanecieron durante 45 minutos esperando el inicio de la actividad, calculándose en un total de 1500 las horas perdidas. Si se convierte a días de trabajo, estamos hablando de la pérdida de 187 jornadas y media. He ahí la importancia de la puntualidad, sobre todo cuando queda en suspenso un público tan numeroso.
A los alrededores, en varios quioscos se había estado brindando café, queso, yogur y otros productos que la gente degustó para hacer más llevadero el tiempo de espera. Sin embargo, estas actividades, e incluso algunas presentaciones videográficas con sonido, continuaron a través de una buena parte del evento. Mientras tanto, el público inquieto en las filas y en los asientos seguía conversando en charlas paralelas a las conferencias principales. 
Hay que tomar en cuenta que, aún cuando algunos presentes por razones diversas no nos levantamos de nuestros asientos por su tardía llegada, estábamos en compañía de la vicepresidenta de la República, la segunda representante del Poder Ejecutivo en un país que se llama organizado. Además contábamos con la presencia de varias instituciones nacionales e internacionales, incluyendo al representante de la FAO en la República Dominicana. Por otra parte, y esto debe tomarse muy en cuenta, estaba presente una vasta representación la futura generación de funcionarios de esas y otras instituciones: los estudiantes.
Aquellos que me acompañaban eran parte de ellos. "Profe, pero no se oye lo que dicen", "se oye más la bulla que la conferencia", "esta gente sí es mal educada", "¿por qué no le decimos a ese policía que los mande a callar?", "Cristino, ¿usted oye algo?", "¿qué fue lo que dijo?" fueron algunos de sus comentarios en baja voz. "A ese policía no hay quien lo mueva de ahí, mis hijos. Donde lo colocan tiene que permanecer", respondí, sabiendo que en ese momento aportaba al inquieto murmullo pero que entonces valía la pena. "No te apures, que voy yo". 
Tomé el pasillo principal y me abrí paso entre unas sillas sorprendentemente vacías. Eran de la gran cantidad de personas que seguía en las filas, allí desde donde salían las más altas voces. Me dirigí primero a todas las personas pero evidentemente sólo me escucharon quienes estaban en la fila más cercana. "Señores: ustedes están hablando tanto que se oyen más que la conferencia principal. La gente quiere escuchar la conferencia principal". "Pero no somos nosotros; son los de ese lado", me respondió una señora, apuntando a las dos filas contiguas, llenas sobre todo de estudiantes de escuelas públicas, a juzgar por sus uniformes color azul celeste con base caqui. Digo filas significando grupo de personas que acuden una por una a recibir un servicio, en este caso los brindis, pero de no ser por el fin sería más apropiado el término tumulto para describir lo que allí se vivía.
"¡Queremos escuchar la conferencia principal!", dije voz subida procurando que el mensaje llegara a todos. El silencio se fue acercando. "¡La gente que está sentada quiere escuchar lo que se dice! ¡Con la bulla de ustedes no se logra entender nada! ¿Estamos de acuerdo?" Un colectivo "¡Sí!" pareció regular la situación al menos en parte. En lo adelante continuó el murmullo entre la gente que estaba sentada, pero se mantuvo apagado el foco principal del extremo desorden que presenciábamos. "¿Y qué fue lo que usted le hizo?", se me preguntó al regreso, dejando notar que un cambio había ocurrido. 
Ya habían pasado las primeras participaciones, incluyendo la proyección de tres vídeos ganadores del Festival del Minuto por el Derecho a la Alimentación. El primero de ello se entendió muy bien porque las imágenes se explicaban por sí solas. También se proyectó durante varios minutos un mensaje en inglés con pequeños subtítulos en español, que a pesar de que en cualquier idioma no se escucharía por las antedichas razones, consideré de poco agrado que se hiciera en inglés y no traducido por el tipo de público que presenciaba la actividad y por tratarse de un acto oficial en un país donde existe un solo idioma oficial, el español o castellano.
No todo en la actividad careció de orden. La manera como estaba arreglado el lugar en la temprana hora cuando nuestro grupo llegó mostraba una buena organización previa. Mis alumnos aprovecharon el tiempo para establecer contacto con las organizaciones que exponían sus productos mientras conversé con amigos que no veía en años. Aquellos se emocionaron al relacionarse con personas vinculadas al sector y poder conversar en lenguaje técnico, según luego me expresaron. Puntos importantes fueron tratados en relación a la seguridad alimentaria. Excelente habría sido si no hubieran quedado arropados por todo el amplio resto dominado por el recuento de los esfuerzos clientelistas para anestesiar la pobreza.
Al final de la actividad, amenizado por un grupo que cantó al ritmo de los atabales, muchos productos de la actividad agrícola fueron donados por las organizaciones expositoras al público, en honor al Día Mundial de la Alimentación e implícitamente a todas las personas que trabajan para que cada día más seres humanos vean efectivo su derecho a disponer de alimentos en la calidad y cantidad necesaria para llevar una vida saludable.

Cristino Alberto Gómez
17 de octubre del 2013

Entradas más populares de este blog

Contaminación Ambiental

I.Calidad ambiental y contaminación Se conoce como calidad ambiental el estado de un ecosistema, a escala local, regional o global, en el cual la generación de desechos y el aprovechamiento de recursos no superan la capacidad natural de reciclarlos y regenerarlos, respectivamente. Un ecosistema en estas condiciones se considera en equilibrio y puede sostenerse a través de los años. Cuando el aprovechamiento de los recursos supera la capacidad natural de regeneración se produce un desbalance que puede resultar en su agotamiento. Podemos entender esta dinámica si imaginamos una cubeta a la cual se le agrega agua por una parte y por otra se le extrae. Si por cada vez se le agregan dos litros y se le extrae uno, llegará un momento cuando se produzca un excedente y la cubeta rebose. Sin embargo, si en vez de esto se le agrega un litro y se extraen dos cada vez, llegará un momento  cuando la cubeta quede vacía y no pueda volver a llenarse. La Contaminación Ambiental - Cristino Alberto Gómez…

Yo te amo desde aquí

Si el timón de aqueste tiempo
no me quiere junto a ti,
te murmuraré en silencio:
yo te amo desde aquí.

No querré tocar tu pelo
—¡y mirarte ni decir!—
ante el aire envuelto en celos.
Yo te amo desde aquí.

Si es rencor lo que motiva
la mirada que te di,
como el beso ya prohibida,
yo te amo desde aquí.

Ya soñé que te abrazaba
y mis brazos ya perdí.
Si era rudo si adoraba,
yo te amo desde aquí.

Si es pesado que tu mano
yo tomara cuando a mí
te lanzabas y era humano,
yo te amo desde aquí.

Que imagine tu calor
—¿quién sabía que era así?—
me hace reo de tu amor.
Yo te amo desde aquí.

Si hasta el verso es condenable
y las notas que escribí
bastan para ser culpable,
yo te amo desde aquí.

No me pidas que me acerque
ni siquiera a sonreír.
Si será pecado verte,
yo te amo desde aquí.

Cristino Alberto Gómez
29 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto

A mi pesar

Yo te amo al gran pesar
de saber que no sabrás
y en mi pecho habitarás
silenciosa, a mi pesar.

Yo te amo sin dudar
que jamás te contaré
las mañanas que soñé
con tu risa al despertar.

Yo te amo a reventar
cuando sé que estás aquí
cuanto más allá y así
te persigo, a mi pesar.

Cristino Alberto Gómez
15 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto

Vacías las alforjas

Quiero
cambiar por voluntad las esperanzas,
dejar para el final las remembranzas,
trillar con el rocío mi sendero.

Sueño
llegar al manantial con mis andanzas,
hablarte de un lugar mientras avanzas,
surgir de la tristeza, allí el empeño.

Llevo
vacías las alforjas; no me asusta
el arduo caminar. La marcha justa
conduce al corazón del mundo nuevo.

Cristino Alberto Gómez
12 de agosto de 2013
@CristinoAlberto

Mi triste guarida

Aunque no me perdones la vida,
cual tormenta que ignora moradas
y con ella mi triste guarida
que al andar calará con sus riadas;

Aunque digas que no lo merezco,
aunque quieras pensar que resisto...
aunque olvides el ay que padezco
si es que acaso imaginas que existo;

Porque supe vivir como vivo,
porque sé de tus ojos el brillo
cuando entregas el ramo de olivo
o si cierras por dentro el pestillo;

Porque habita una flor en tu pecho,
porque miles serán tus razones...
desde el suelo que encarna mi lecho,
te perdono que no me perdones.

Cristino Alberto Gómez
13 de agosto de 2017
@CristinoAlberto

Revisión de literatura en 3 partes

Existen diversos enfoques y acercamientos para abordar el Capítulo II de un trabajo de investigación para la universidad. En el presente texto tomo como punto de partida el formato para la elaboración de anteproyectos del centro de estudios donde enseño, a fin de facilitar su comprensión tanto para estudiantes de esta institución como para aquellos de otras universidades e investigadores en general. 
Abordaremos la revisión de literatura en tres partes que permitirán comprender el tema, sus fundamentos teóricos y conceptuales, las circunstancias en las cuales ocurre el problema y los esfuerzos previos para solucionarlo. Estas son: marco contextual, antecedentes y marco conceptual.
Marco contextual El marco contextual tiene como finalidad principal delimitar el tema en cuanto a las circunstancias de tiempo y espacio. Es decir, en esta sección se espera una descripción del lugar donde ocurre el problema, el entorno biofísico y socioeconómico, según aplique, así como el estado de desarro…

Muy confiado

En la acera de enfrente, estoy listo para entrar a casa al regreso de una extensa jornada. Tres hombres conversan y uno de ellos lleva una bebé sobre su hombro. Una vez nos presentamos como vecinos, me comenta: "Anoche me quedé mirándolo desde mi casa. Usted es muy confiado; llega y de una vez se baja del vehículo". "Y... ¿es tan peligroso?", pregunto titubeante. El vecino dirige su índice hacia la esquina del estacionamiento, junto a un poste de luz que soporta un tanque azul. "Ahí mismo me pegaron un tiro". Me encuentro sin palabras. Él continúa, ahora acercándose y cambiando la bebé al otro hombro para mostrarme la sien izquierda. "Me entró por ahí, y mire por dónde me salió. Yo estuve interno por 10 días". "Gracias a Dios que quedó vivo", comento, sopesando el valor de mis palabras ante el silencio. "Yo perdí ese oído". Lo miro, confundido entre el coraje, el pesar y la indignación. Nos reiteramos los nombres y agrega a …

El estudio de mercado de un proyecto

Cuando decidimos evaluar la factibilidad de emprender un proyecto, hemos de verificar que el mismo responda a una verdadera necesidad de la sociedad. Un proyecto de cualquier tipo procura mantener o cambiar una realidad en la gente o en su entorno. Los productos finales de ese esfuerzo ordenado al cual llamamos proyecto se convierten en satisfactores de necesidades. El estudio de mercado de un proyecto https://t.co/AK4Q8bCCb5 — Cristino Gómez (@CristinoAlberto) February 6, 2017 En el marco de la evaluación de proyectos empresariales, el estudio de mercado pretende analizar y determinar la aceptación potencial del bien o servicio que será generado. Esto implica conocer la oferta actual y el nivel de competencia entre los actuales participantes del mercado, la disposición declarada y registrada de los consumidores a adquirir el producto, el comportamiento de los precios y la reacción de los consumidores a sus variaciones, así como los canales y estrategias de comercialización existente…

Yo no supe nacer

Regresar o caer,
ya no sé qué elegir;
reparar o perder,
remediar o morir.

Ya no sé del ayer;
ya no puedo decir
si estará la mujer,
si sabrá, si admitir

que jugué a renacer
anhelando surgir,
meristemo de un ser...
... ¡sensación de partir!

Contemplar sin creer
o palmar sin salir...
Yo no supe nacer;
¡qué sabré de vivir!

Cristino Alberto Gómez
10 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto