Cuento de nunca acabar

Súbitamente se decidió cumplir la ley sin condiciones a partir del momento cero. Al momento uno, en todo el pueblo ya no había un alma libre para ejecutar la sentencia.

Cristino Alberto Gómez
26 de septiembre de 2014