Ir al contenido principal

El motoconchista



Las calles conocen su nombre y su historia. A través de él se han enterado también de las aventuras y desgracias de la mitad del pueblo. Más allá, a lo profundo, describe en su amplia existencia la triste realidad de un país con pocas oportunidades.
"Motoconchista" es el término que se usa en la República Dominicana para definir a la persona que se encarga de transportar pasajeros o hacer mandados en una motocicleta. El término refiere las palabras "moto" y "concho", esta última significando "servicio de transporte público de pasajeros", generalmente en carros en la zona urbana o en camioneta en la zona rural. A diferencia del concho, el motoconcho es por lo general un servicio personalizado, más parecido al del taxi.
La cantidad de motoconchistas ha aumentado considerablemente en los últimos años, al punto que, de acuerdo con la Confederación Nacional de Motoconchistas (CONAMOTO), en 2013 se estimaba entre 233 mil y 250 mil personas dedicadas a esta actividad; sin embargo, las cifras de la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT) solo reportan 47 mil personas para el mismo año (La Lupa Sin Trabas, junio 2013). Una de las causas del incremento ha sido la mayor asequibilidad de las motocicletas, sobre todo con la entrada, en la década del 2000, de una amplia flotilla de bajo consumo y a bajo precio. Otra causa ha sido el sedentarismo de la población, que está cada vez menos dispuesta a caminar a pie, y menos aún con los crecientes índices de delincuencia; el ciudadano percibe más fácil evitar convertirse en presa de un asalto si cruza en motocicleta cuando transita los callejones solitarios, así como lo sería moverse en carro por las avenidas. Esto crea la demanda de un servicio de transporte fácil de acceder que se encuentre disponible en cualquier barrio o comunidad, siendo personalizado como el taxi  a la vez que barato como el concho.
El motoconchista normalmente es de género masculino; de edad muy variable, predominantemente en un rango entre 18 y 65 años. Población Económicamente Activa, pude haber redundado. De acuerdo con los datos de la OTTT, un 14% es analfabeto, un 65% asistió sólo a la primaria y un 22% hasta la secundaria; el restante 3% no especifica su nivel de escolaridad. En la práctica es posible encontrar también personas con grado universitario desempleadas o cuyos ingresos por sus actividades principales resultan insuficientes para las necesidades que ameritan cubrir en sus familias. 
Hay diferencias entre el motoconchista permanente y el temporal. El permanente suele ser una persona que no ha estudiado o bien abandonó sus estudios, generalmente en la escuela o el liceo, y en la actualidad ejerce esta función como su medio de vida principal. El temporal sólo se dedica a esta actividad durante una época determinada del año o bien por un período definido, mientras satisface alguna meta. En esta categoría caben estudiantes que aprovechan el período de vacaciones para generar con qué sustentar los estudios; personas dedicadas en gran parte de su tiempo a otras actividades productivas, que diversifican sus medios de vida para generar ingresos adicionales; así como la variada gama de motoconchistas que prosperan en días de temporada alta como navidad, el fin de semana que incluye el Día de las Madres, Semana Santa y otros momentos del año cuando aumenta el movimiento de personas entre el campo, el pueblo y la ciudad.
Los hay muy educados en el proceder y los hay que dejan entrever su insatisfacción con la falta de alternativas o con la pequeña cuota que en la jornada les queda en un mercado con cada vez más oferentes en competencia. Esta última no siempre es reñida, sin embargo. Más allá de las multitudes de motoconchistas que llegan a punto de impedir la salida desde las guaguas cuando se quedan los pasajeros y del silbo frecuente y sostenido que amenaza la tranquilidad del caminante en las calles, hay diversas asociaciones de motoconcho que mantienen un nivel de organización digno de ser reconocido. Existe orden para la salida con pasajeros, a manera de facilitar la oportunidad de "ganar el moro" a los diferentes integrantes que trabajan en una parada determinada. Pero también importa si alguien no tiene otro medio de vida, situación que es tomada en cuenta al momento de priorizar en cuanto a la persona que atenderá a los clientes, sobre todo si estos últimos demandan un recorrido que permita la generación de un ingreso mayor.
Una parada de motoconcho tiene relación con una barbería, si bien la dinámica del trabajo es completamente distinta. Al igual que en la última, aquella es un escenario donde se conversa de manera tranquila sobre la vida de todo ausente. No absolutamente fuera de razón se lista el "cuchicheo" entre los deportes favoritos de los dominicanos. A pesar de que este deporte es popularmente atribuido a las mujeres, los dos espacios que acabo de mencionar muestran que los hombres también lo practican. Es un entretenimiento que permite apaciguar los largos intervalos de espera para lograr atender alguno que otro cliente durante la jornada y, aunque a veces puede resultar en la profundización de los problemas que destapa, usualmente es practicado de manera inocente, aunque contagiosa.
Lo entretenido que puede resultar el arte de montar una motocicleta ha llevado a que prosperen sus conductores en general, haciéndose famosos por el poco cumplimiento de las normas de tránsito y, en efecto, por sus acrobacias en la vía pública. El uso del casco protector todavía es asunto muy raro; ciertos motoristas lo llevan en el brazo o en alguna parte de la moto por si en un momento consideran que les será exigido. Aún no pasa notablemente de ser un asunto de cumplimiento a la ley a uno de protección personal, como se quisiera. Muchas familias, aún numerosas, usan la motocicleta como el medio de transporte de todos sus integrantes a la vez, sobreestimando la capacidad de carga de la misma. En cuanto al modo de transitar la vía pública, sobre todo en las ciudades, de los motoristas se entiende que entran por cada pequeño espacio entre los demás vehículos, muchas veces evidenciando el peligro que corren y al cual exponen la vida de los demás.
La eterna pregunta es si su actitud en el tiempo ha sido proactiva o bien una reacción al poco espacio que respetan los conductores de los vehículos más grandes a estos seres humanos que circulan usando un medio de transporte al cual también corresponde un carril en la vía pública. Por los inminentes riesgos a los cuales se expone, el motorista ha sido denominado "muerto ahorita" en la picardía popular. A juzgar por el poco cuidado incluso de su propia persona en el tránsito por las calles, no solo cuando conducen por vía contraria o pasan súbitamente por delante de los demás vehículos, sino también cuando colocan su vida en el hilo de una competencia de velocidad haciendo musarañas en las autopistas, se puede afirmar que es una consideración en buena parte ganada. Al mismo tiempo, el motorista recuerda con todos estos actos que no ha agotado ningún proceso organizado para ganar el derecho legal de transitar las calles conduciendo este medio de transporte, pues casi nunca se recuerda a nivel institucional que para andar en motocicleta a través de la vía pública también aplica la obligación de portar una licencia de conducir.
En relación con el contexto descrito más arriba, los motoconchistas, de manera especial cuando están organizados, suelen ser mucho más cuidadosos que otros motoristas. A diferencia de una gran parte de estos, los primeros conducen una moto como un medio de vida para satisfacer sus necesidades y las de sus familias. En cuanto a su aporte a la economía familiar, las estimaciones han sido variables. Sin embargo, por lo regular el motoconcho como principal medio de vida genera ingresos diarios de entre 300 y 800 pesos dominicanos, a lo cual deben deducirse los costos. Se considera, pues, una actividad de subsistencia; es, a la vez, así como durante mucho tiempo lo fue mayormente la agricultura, la nueva opción última de aquellos que no tuvieron más alternativas.

Entradas más populares de este blog

Contaminación Ambiental

I.Calidad ambiental y contaminación Se conoce como calidad ambiental el estado de un ecosistema, a escala local, regional o global, en el cual la generación de desechos y el aprovechamiento de recursos no superan la capacidad natural de reciclarlos y regenerarlos, respectivamente. Un ecosistema en estas condiciones se considera en equilibrio y puede sostenerse a través de los años. Cuando el aprovechamiento de los recursos supera la capacidad natural de regeneración se produce un desbalance que puede resultar en su agotamiento. Podemos entender esta dinámica si imaginamos una cubeta a la cual se le agrega agua por una parte y por otra se le extrae. Si por cada vez se le agregan dos litros y se le extrae uno, llegará un momento cuando se produzca un excedente y la cubeta rebose. Sin embargo, si en vez de esto se le agrega un litro y se extraen dos cada vez, llegará un momento  cuando la cubeta quede vacía y no pueda volver a llenarse. La Contaminación Ambiental - Cristino Alberto Gómez…

El estudio de mercado de un proyecto

Cuando decidimos evaluar la factibilidad de emprender un proyecto, hemos de verificar que el mismo responda a una verdadera necesidad de la sociedad. Un proyecto de cualquier tipo procura mantener o cambiar una realidad en la gente o en su entorno. Los productos finales de ese esfuerzo ordenado al cual llamamos proyecto se convierten en satisfactores de necesidades. El estudio de mercado de un proyecto https://t.co/AK4Q8bCCb5 — Cristino Gómez (@CristinoAlberto) February 6, 2017 En el marco de la evaluación de proyectos empresariales, el estudio de mercado pretende analizar y determinar la aceptación potencial del bien o servicio que será generado. Esto implica conocer la oferta actual y el nivel de competencia entre los actuales participantes del mercado, la disposición declarada y registrada de los consumidores a adquirir el producto, el comportamiento de los precios y la reacción de los consumidores a sus variaciones, así como los canales y estrategias de comercialización existente…

Yo te amo desde aquí

Si el timón de aqueste tiempo
no me quiere junto a ti,
te murmuraré en silencio:
yo te amo desde aquí.

No querré tocar tu pelo
—¡y mirarte ni decir!—
ante el aire envuelto en celos.
Yo te amo desde aquí.

Si es rencor lo que motiva
la mirada que te di,
como el beso ya prohibida,
yo te amo desde aquí.

Ya soñé que te abrazaba
y mis brazos ya perdí.
Si era rudo si adoraba,
yo te amo desde aquí.

Si es pesado que tu mano
yo tomara cuando a mí
te lanzabas y era humano,
yo te amo desde aquí.

Que imagine tu calor
—¿quién sabía que era así?—
me hace reo de tu amor.
Yo te amo desde aquí.

Si hasta el verso es condenable
y las notas que escribí
bastan para ser culpable,
yo te amo desde aquí.

No me pidas que me acerque
ni siquiera a sonreír.
Si será pecado verte,
yo te amo desde aquí.

Cristino Alberto Gómez
29 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto

A mi pesar

Yo te amo al gran pesar
de saber que no sabrás
y en mi pecho habitarás
silenciosa, a mi pesar.

Yo te amo sin dudar
que jamás te contaré
las mañanas que soñé
con tu risa al despertar.

Yo te amo a reventar
cuando sé que estás aquí
cuanto más allá y así
te persigo, a mi pesar.

Cristino Alberto Gómez
15 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto

Vacías las alforjas

Quiero
cambiar por voluntad las esperanzas,
dejar para el final las remembranzas,
trillar con el rocío mi sendero.

Sueño
llegar al manantial con mis andanzas,
hablarte de un lugar mientras avanzas,
surgir de la tristeza, allí el empeño.

Llevo
vacías las alforjas; no me asusta
el arduo caminar. La marcha justa
conduce al corazón del mundo nuevo.

Cristino Alberto Gómez
12 de agosto de 2013
@CristinoAlberto

Mi triste guarida

Aunque no me perdones la vida,
cual tormenta que ignora moradas
y con ella mi triste guarida
que al andar calará con sus riadas;

Aunque digas que no lo merezco,
aunque quieras pensar que resisto...
aunque olvides el ay que padezco
si es que acaso imaginas que existo;

Porque supe vivir como vivo,
porque sé de tus ojos el brillo
cuando entregas el ramo de olivo
o si cierras por dentro el pestillo;

Porque habita una flor en tu pecho,
porque miles serán tus razones...
desde el suelo que encarna mi lecho,
te perdono que no me perdones.

Cristino Alberto Gómez
13 de agosto de 2017
@CristinoAlberto

Revisión de literatura en 3 partes

Existen diversos enfoques y acercamientos para abordar el Capítulo II de un trabajo de investigación para la universidad. En el presente texto tomo como punto de partida el formato para la elaboración de anteproyectos del centro de estudios donde enseño, a fin de facilitar su comprensión tanto para estudiantes de esta institución como para aquellos de otras universidades e investigadores en general. 
Abordaremos la revisión de literatura en tres partes que permitirán comprender el tema, sus fundamentos teóricos y conceptuales, las circunstancias en las cuales ocurre el problema y los esfuerzos previos para solucionarlo. Estas son: marco contextual, antecedentes y marco conceptual.
Marco contextual El marco contextual tiene como finalidad principal delimitar el tema en cuanto a las circunstancias de tiempo y espacio. Es decir, en esta sección se espera una descripción del lugar donde ocurre el problema, el entorno biofísico y socioeconómico, según aplique, así como el estado de desarro…

Muy confiado

En la acera de enfrente, estoy listo para entrar a casa al regreso de una extensa jornada. Tres hombres conversan y uno de ellos lleva una bebé sobre su hombro. Una vez nos presentamos como vecinos, me comenta: "Anoche me quedé mirándolo desde mi casa. Usted es muy confiado; llega y de una vez se baja del vehículo". "Y... ¿es tan peligroso?", pregunto titubeante. El vecino dirige su índice hacia la esquina del estacionamiento, junto a un poste de luz que soporta un tanque azul. "Ahí mismo me pegaron un tiro". Me encuentro sin palabras. Él continúa, ahora acercándose y cambiando la bebé al otro hombro para mostrarme la sien izquierda. "Me entró por ahí, y mire por dónde me salió. Yo estuve interno por 10 días". "Gracias a Dios que quedó vivo", comento, sopesando el valor de mis palabras ante el silencio. "Yo perdí ese oído". Lo miro, confundido entre el coraje, el pesar y la indignación. Nos reiteramos los nombres y agrega a …

Yo no supe nacer

Regresar o caer,
ya no sé qué elegir;
reparar o perder,
remediar o morir.

Ya no sé del ayer;
ya no puedo decir
si estará la mujer,
si sabrá, si admitir

que jugué a renacer
anhelando surgir,
meristemo de un ser...
... ¡sensación de partir!

Contemplar sin creer
o palmar sin salir...
Yo no supe nacer;
¡qué sabré de vivir!

Cristino Alberto Gómez
10 de noviembre de 2017
@CristinoAlberto