5 puntos a tener en cuenta si quieres aprender inglés

En esta entrada te compartiré algunas ideas que puedes valorar para definir tu método de aprendizaje de inglés u otro idioma que sea de interés.

1) Lo que te gusta es más fácil de aprender. Si disfrutas de aprender idiomas, tendrás mejores resultados y más duraderos que si lo haces por algún tipo de obligación. Identifícate con lo que estás haciendo. Esto se aplica no solamente para los idiomas sino también para las matemáticas, las canciones, las ciencias de la naturaleza, el guión de una obra o cualquier asunto que estés procurando aprender. Si lo vinculas a un objetivo personal de largo plazo puedes encontrar en este una mayor motivación.

2) Los cursos por sí solos no te enseñarán. Los programas formales de enseñanza de inglés pueden ser muy efectivos si pones el empeño necesario para complementar las sesiones presenciales con más tiempo en la semana destinado a entrar en contacto con el idioma. Si estás empezando, un curso para introducirte al idioma te hará muy bien, pero a medida que avanzas necesitarás cada vez mayor esfuerzo para aumentar de nivel. Si en vez de esto confías demasiado en el curso y no recorres la milla adicional, podrías durar años como estudiante de idiomas sin poder entablar una conversación básica o entender un texto de temática general. 

3) El lenguaje tiene un orden natural de adquisición. A medida que escuchas más contenido te adaptarás al idioma y hablarlo te resultará relativamente sencillo. Como en tu lengua madre, si cultivas el hábito de la lectura tendrás mayor propensión a escribir bien. De ninguna manera quiero decir que esto sucede en modo automático. Es necesario practicar y desarrollar cada una de las cuatro habilidades básicas para dominar el idioma pero abundantes entradas de calidad incidirán en gran medida sobre tu capacidad para hablar y escribir correctamente.

4) Dedicar un momento cada día fortalece tu vínculo con el idioma. Aprovecha todo el tiempo que quieras. No he dicho "el tiempo que puedas", pues tomo como premisa que estás de acuerdo con el primer punto. Escápate de la rutina siempre que quieras y entra en contacto con el idioma que te gusta. Lee artículos que te llamen la atención, mira vídeos, escucha música, transmisiones multimedia o una emisora en inglés, canta, conversa con alguien que pueda hablar inglés.

5) Todos saben que estás aprendiendo y no hay problema. Una de las ventajas que tienen los niños al aprender es que por lo regular son muy espontáneos y no se hacen las preocupaciones que se crean los más grandes para imponer límites a sus propias posibilidades. No tengas miedo de pronunciar incorrectamente una palabra o de hablar despacio. ¡Claro que no lo harás perfectamente la primera vez! Ni siquiera en tu propio idioma hablas siguiendo a la perfección las reglas gramaticales más sencillas. Siempre que tengas la oportunidad, habla, escribe, vive el idioma.

Finalmente, toma en cuenta que no hay un método receta sino que puedes probar hasta encontrar lo que resulta más efectivo para ti. Con cada práctica irás mejorando; recuerda que el objetivo es aprender y ello implica un proceso que toma esfuerzo y tiempo. Será maravilloso que disfrutes cada paso del camino.

Cristino Alberto Gómez
9 de abril de 2018 
@CristinoAlberto

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Y es así como se siente...

Y es así como se siente haber sufrido suficiente. Lloran mis brazos y mi frente sigue su ruta descendente. Y es así como se siente hab...