Carta pública a los legisladores electos de Dajabón

Señores
Senador electo Lic. David Sosa 
Diputada electa Lic. Sonia Agüero​
Diputado Lic. Darío Zapata​

Distinguidos legisladores electos:

La República Dominicana vive uno de los momentos más difíciles de la historia reciente con la crisis sanitaria impuesta por la pandemia del COVID-19, que amenaza con seguir comprometiendo la salud de las personas y el potencial de lograr objetivos de vida y desarrollo a diferentes escalas. Esta tendencia es reforzada por situaciones preexistentes de debilidad institucional y vulnerabilidad de sectores sociales y comunidades que podrán resultar seriamente impactados en diversos ámbitos.

Los legisladores pueden jugar un rol muy importante al incidir en el adecuado direccionamiento de los recursos que deberán ser destinados no solamente a contener en lo alcanzable los efectos de la pandemia,  sino también a fortalecer la capacidad de nuestro país para sobrevivirla y retomar en un nuevo escenario las aspiraciones de desarrollo sostenible. Esto requiere que tengan muy claras las funciones de representación, legislación y fiscalización de acuerdo con las atribuciones constitucionales del primer poder del Estado.

El país presenta actualmente un reclamo de alta relevancia, sobre todo en este momento cuando mayor eficiencia se requiere en el uso de los cada vez más comprometidos recursos públicos. Dicho reclamo se basa en la existencia de unos "fondos sociales" que gran parte de los legisladores actuales recibe y fundamentalmente usa a su discreción, entre otras cosas para comprar simpatías y fortalecer su solvencia.

Tomando en cuenta que los legisladores no existen para ofrecer dádivas sino para las antedichas funciones, el clamor nacional es por la renuncia a los referidos fondos, popularmente conocidos como barrilito y cofrecito, según se recibe por senadores y diputados,  respectivamente. Ya en el período que concluye renunció a ese odioso privilegio y a otros más el Diputado Nacional Fidelio Despradel, de Alianza País​, quien ha tenido un desempeño destacado,  ejemplar, comprometido con la honestidad, la lucha contra la corrupción y a favor de la conservación del ambiente y los recursos naturales, y no optó por la reelección sino por dar paso a nuevos liderazgos. Ya para el próximo período han anunciado su renuncia a esos privilegios los diputados electos Pedro Martínez​, José Horacio Rodríguez​ y Juan Dionicio Rodríguez Restituyo​ y los senadores electos Eduardo Estrella​, Faride Raful​ y Antonio Taveras Guzmán. Harán una excelente labor como legisladores sin necesidad de alimentar el clientelismo que ha eternizado la pobreza y mermado las aspiraciones de institucionalidad democrática.

A partir del contexto anterior, tengo a bien solicitarles, como ciudadano dominicano nacido y criado en la provincia que ustedes representarán, tres compromisos específicos:

1) Renunciar a los privilegios que representan el barrilito, el cofrecito y las exoneraciones;

2) Defender activamente el cumplimiento de la asignación del 10 % del presupuesto nacional a los gobiernos locales y fiscalizar la adecuada ejecución en los municipios de nuestra provincia;

3) Ejercer las funciones de representación, fiscalización y legislación en una manera tan activa que la ciudadanía a través de toda la provincia conozca, por fin, de una vez por todas para qué existen los diputados y senadores.

Este ciudadano y muchos más estarán pendientes de sus hechos, reconociendo lo positivo y recordándoles los fines para los cuales fueron elegidos en caso que se alejaren de ellos.

Aprovecho para felicitarles por su elección.

Atentamente,

Cristino Alberto Gómez, Ph.D.
Ciudadano
23 de julio de 2020

@CristinoAlberto

También en este blog...